XX CONVENCIÓN AMAEF. REAL SITIO DE SAN ILDEFONSO (15-10-21)

  • 9

XX CONVENCIÓN AMAEF. REAL SITIO DE SAN ILDEFONSO (15-10-21)

El pasado día 15 de octubre, nuestra asociación, celebró su XX Convención Anual en la sala de la Biblioteca, de la Real Fábrica de Cristales de la Granja.

A la misma, asistieron un número importante de invitados, entre otras, las principales compañías del sector asegurador, así como una amplia representación de los Asociados.

Durante los actos programados, se presentó la nueva Imagen de Amaef, donde se ha incluido un diseño y mensaje totalmente representativo de la Asociación “Profesionales de Bancaseguros”

Entre otras intervención, participó Jose Antonio Sánchez, Director General de ICEA y Daniel Lacalle, conocidísimo economista, por su amplio curriculum y por sus intervenciones en distintos canales de televisión como analista económico, quien realizó una exposición, sobre la situación actual de la economía y expectativas de futuro.

Posteriormente, se realizó una visita a las instalaciones de la Fundación Centro Nacional del Vidrio, concluyendo los actos con un coctel comida.

Agradecemos a todos nuestros patrocinadores y colaboradores su participación y nos emplazamos para la que ya será la XXI Convención de Amaef.


  • 0

Así ha impactado la pandemia en la siniestralidad de los principales ramos

Noticia publicada por SEGUROSNEWS. 17-09-20.

Así ha impactado la pandemia en la siniestralidad de los principales ramos – Seguros News

La pandemia ha supuesto un cambio en muchos aspectos de nuestra sociedad, también en el sector asegurador, y ahora empiezan a confirmarse algunas de las tendencias que, aunque iniciales, pueden aportar información en la toma de decisiones.

Especialmente, la siniestralidad, por su impacto directo en la cuenta técnica de las aseguradoras,  y también, en la cuenta de resultados,  se sigue con especial interés. En este sentido, y según los datos publicados recientemente por ICEA, obtenemos la siguiente información (datos en %):

  • El comportamiento de Automóviles (-11,95%)  y Salud (-4,37%) mejoran significativamente respecto al primer semestre de 2019
  • En cambio Multirriesgos (+10,36%) está empeorando su siniestralidad, también de forma significativa respecto a 2019

Efectivamente estamos comparando un semestre con efectos combinados, donde el Estado de Alarma se inició el 14 de marzo y hasta mediados de junio. 

Los impactos y las interpretaciones del Covid-19 son variados y en diferentes sentidos y  direcciones: disminución de la movilidad, cambios de hábitos y comportamientos, impacto del teletrabajo, Ertes, caída de ventas,  etc… 

También es importante recordar que existen sectores económicos mucho más afectados: Agencias de Viaje y Operadores turísticos, Hostelería y Restauración, Transporte Público de Personas, Deportes, Ocio y espectáculos, Venta de vehículos y motocicletas, etc…..     

Para un mejor análisis, observamos el detalle del comportamiento siniestral de cada uno delos ramos y modalidades :

Naturalmente deberemos ir siguiendo al evolución, que vayan confirmando las tendencias detectadas, pero disponemos de unos primeros indicadores que nos pueden ayudar en la toma de decisiones en un entorno tan complejo, tanto a nivel profesional como personal, que supone el Covid-19.


  • 0

El sector considera insuficiente la nueva ley de distribución de seguros

Noticia publicada en CincoDías (EL PAIS ECONOMÍA). 21-09-20.

Los expertos apuestan por la digitalización y la desregularización en favor de una mayor agilidad en la contratación de pólizas

La directiva europea sobre la distribución de seguros (IDD, por sus siglas en inglés) es insuficiente y no ha llegado a tiempo en España. La norma europea, de 2016, entró en vigor en España el pasado febrero, justo antes de la declaración del estado de alarma como consecuencia de la pandemia del Covid-19 que catalizó los cambios que ya se venían gestando en el sector, al que transforma en un ecosistema omnicanal totalmente digital. Sin embargo, la norma se ha quedado corta y no ha conseguido sentar las bases para regular el mundo online que ha dejado el coronavirus y que ha llegado para quedarse.

Así lo han valorado los especialistas del sector en un desayuno híbrido, presencial y telemático, organizado por CincoDías y KPMG bajo el título de El impacto de la IDD en el modelo de distribución de seguros en España, para analizar el escenario en el que se debe mover el sector de los seguros tras la trasposición de la directiva europea. El propósito principal de la IDD, que aún debe convalidarse en el Congreso de los Diputados, es proteger a los consumidores de seguros al establecer mayor transparencia e información. Sin embargo, no se adapta al nivel de digitalización actual al que han llegado el sector y la sociedad.

“La normativa se proyecta sobre un contexto de mercado totalmente distinto, el ecosistema de competidores es mucho más complejo y da la sensación de que la regulación va por detrás de la evolución del negocio”, explica Francisco Uría, socio responsable del sector financiero para KPMG EMA, socio principal de KPMG Abogados y moderador del encuentro.

Los expertos opinan que la IDD no aporta avances relevantes en el terreno de juego de los seguros. Desde que se comenzó a debatir el primer borrador en 2016 hasta ahora, todo ha cambiado. Así lo indica Daniel López Rodríguez, responsable de la asesoría jurídica corporativa de VidaCaixa. “La ley se ha traspuesto como se ha podido y hemos sido los últimos en Europa en incorporarla”, recuerda el abogado, que asegura algo compartido por todos los presentes en el encuentro: “La regulación se ha quedado algo corta si la comparamos con la realidad y el Covid no ha hecho más que evidenciarlo”. La norma, según López, “llega cuatro años tarde”. “Para acompañar el proceso de digitalización del sector necesitamos una IDD más moderna y ajustes en la ley del contrato de seguro, que supone un freno a procesos de innovación en el sector”, añade.

Pilar Galán, directora en el área de servicios financieros de KPMG Abogados, con experiencia en procesos de implantación regulatoria, explica que “cuando la IDD se empezó a fraguar estaba ideada para regular un mundo digital menos desarrollado que el de 2020, por eso la norma se ha quedado atrás”. Según Galán, la ley introduce algunas pautas para la distribución online pero ninguna que regule la experiencia del cliente en un mundo enteramente digital.

“La normativa ha nacido desfasada”, abunda Óscar Merino, director de la asesoría jurídica de seguros y previsión de Santander España y secretario del consejo de administración de Santander Seguros. “El compendio de obligaciones que incluye la norma no tienen sentido en un mundo donde prima la inmediatez”, añade. Los expertos señalan la importancia de encontrar un principio de proporcionalidad para aquellas coberturas que nacen para adaptarse a la realidad concreta del consumidor en un momento puntual (como el seguro que cubre el viaje de unos minutos en bicicleta eléctrica pública) y que no requieren tal exceso de regulación. “Necesitamos una evolución normativa en ámbitos muy diversos”, apostilla el abogado de VidaCaixa.

Nuevos competidores

La IDD reconoce la presencia de los nuevos actores tecnológicos. Son las insurtech –startups que utilizan la tecnología para crear nuevas formas de ofrecer seguros al cliente– y las big tech –grandes compañías tecnológicas globalizadas como Google, Amazon, Facebook y Apple que comienzan a introducirse en el sector–.

“Los nuevos jugadores representan desafíos diferentes, las insurtech han llegado para colaborar, pero las big tech tienen una capacidad disruptiva más potente”, afirma López, que pone un ejemplo: Google acaba de anunciar que se asociará con una reaseguradora para ofrecer seguros de salud. “Ahí puede estar el reto, la competencia y el cambio”, expone. Carlos Falcón, director general de Ibercaja Mediación de Seguros, por su parte, va más allá: “Si las insurtech modifican el tablero de juego en el mundo, las big tech lo vuelcan boca abajo”, afirma.

“Estamos asistiendo al nacimiento de compañías aseguradoras, distribuidoras y grandes operadores digitales que deberían estar reguladas por las mismas reglas”, comenta Merino, que añade que “la IDD aporta seguridad jurídica” a la cristalización de este nuevo entorno. Sin embargo, Elena Jiménez de Andrade, presidenta del Colegio de Mediadores de Seguros, considera que la normativa europea tendría que haber ahondado en una mayor regulación de los operadores tecnológicos. “Esta norma se queda un poco corta y un poco lejos de lo que el cliente necesita”, abunda Jiménez. “Está bien regular los comparadores web, pero podríamos haber ido un poco más allá”.

El abogado de VidaCaixa coincide con el resto de la mesa y añade que “la IDD regula las estructuras que ya existían en España desde hace tiempo, los comparadores, pero no prevé fórmulas nuevas”. En cualquier caso, López cree que las insurtech no son una amenaza porque no pueden sustituir a los agentes ya presentes en el sector. “Tienen una función auxiliar, aunque también disruptiva, pero solo porque ayudan a seguir evolucionando”, afirma. Según el experto, las plataformas tecnológicas ganarán mayor peso con los años, “como ya se ha visto durante la pandemia”, en la distribución directa de los seguros.

Impacto del coronavirus

El virus del Covid-19 ha acelerado la digitalización del sector que ya se adivinaba en el largo plazo. La distribución digital de seguros y por canales no presenciales ha cobrado fuerza desde marzo, aunque el ecosistema empresarial ya estaba preparado para ello desde mucho antes. “La pandemia nos ha hecho conscientes de la importancia de estar en el móvil del cliente para adaptarnos a sus necesidades, eso es positivo”, dice Jiménez.

Merino afirma que el negocio estuvo a la altura de las circunstancias durante los meses más duros de la crisis sanitaria. “El confinamiento nos ha puesto a prueba y ha servido para que el sector implante en tiempo récord la oferta digital que tenía prevista a medio plazo”, indica el asesor de Santander. “El sector asegurador ha hecho un esfuerzo titánico para cubrir los siniestros”, añade.

Sin embargo, a pesar del impulso que ha tomado la digitalización para salvar las restricciones para frenar el virus, el negocio de los seguros se enfrenta a un reto: conseguir adaptarse a un cliente 100% digital en un panorama muy regulado donde se debe cumplir con gran cantidad de requisitos de documentación.

“Hay personas que han perdido miedos y prejuicios, por lo que van a demandar más en el campo digital”, explica López. “El futuro es omnicanal, se podrá hacer todo a través de todos los canales, cuando el cliente prueba el modelo digital es difícil volverle a pedir que llame por teléfono o que transite por canales burocráticos, como ocurría hasta ahora”, explica. Falcón, por su parte, apostilla que “la pandemia nos ha servido para ponernos los primeros de la fila, la experiencia de cliente ahora no está en la oficina, sino en la app o en la web”.

Expectativas pos-Covid

La pandemia ha cambiado la forma en la que el consumidor se relaciona con la compañía y, en algunas ocasiones, ha conseguido que pase de un extremo (totalmente presencial) al otro (100% digital). “Hay que estar preparados para el aluvión de clientes digitales que llegarán ahora y que antes no teníamos”, advierte López. Además, la percepción de la cobertura también ha cambiado. “El consumidor ha entendido lo importante que es comprender bien cuál es el riesgo que cubre el seguro que ha contratado, por eso tenemos que poner en valor el asesoramiento, acompañarlo y darle una cobertura integral, pero no mayor de lo necesario”, aclara el experto de VidaCaixa.

Los productos aseguradores también están evolucionando hacia modelos más modernos, contemporáneos a las tendencias actuales, que están influenciadas por el cambio en la apreciación del riesgo tras la crisis sanitaria. “El Covid nos ha enseñado que estamos más expuestos a lo incierto de lo que nos creíamos, por ello, antes de tomar cualquier decisión nos preocupamos mucho más que antes del seguro que la cubrirá”, comenta Merino. “Nuestra obligación es completar los productos y ampliar la oferta para satisfacer las nuevas necesidades que las relaciones humanas y mercantiles van a demandar tras la experiencia sufrida por la pandemia”, concluye el experto de Santander.

“Adaptarse o morir”, añade Falcón: todo un desafío. Acomodarse a la era pos-Covid en el sector de los seguros supone una dificultad extra por su exigente marco regulatorio. “¿Hasta qué punto la regulación se convierte en un freno para la innovación a la hora de responder de manera ágil a las demandas de los clientes?”, se pregunta Uría. Y Galán contesta: “Hay que ir un paso más allá si queremos unir agilidad y garantizar las exigencias del consumidor”. Según la abogada de KPMG, la IDD no incluye detalles sobre cómo combinar los dos aspectos, por lo que augura que, durante un tiempo, primará la “autorregulación” del sector.

Radiografía de la IDD

Contexto. España fue el último país de la UE en trasponer la Directiva 2016/96 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre distribución de seguros a través de un real decreto ley. Aunque el proyecto está plenamente vigente desde el 4 de febrero, los grupos parlamentarios han presentado enmiendas al texto, lo que ha impedido su aprobación definitiva en el Congreso de los Diputados, donde continúa tramitándose. Por tanto, sigue existiendo cierta incertidumbre, ya que, aunque no se prevean grandes cambios, sí que parecen previsibles ciertas novedades.

Objetivo. Garantizar la competencia equitativa entre todos los canales de información y distribución, la igualdad de la protección del tomador de seguros, mayor transparencia e información en la comercialización tanto de los productos ofertados como del proceso de asesoramiento o el de remuneración de los intermediarios y las compañías aseguradoras.

Más regulación. Se amplía la documentación que debe proporcionarse antes de contratar un seguro, se estandariza la información que recoge las características de cada póliza y su cobertura. Se concreta el tipo de asesoramiento que debe facilitarse para cada tipo de producto, así como el procedimiento para que los clientes puedan tramitar quejas y resolver conflictos.

Novedades. Amplía el ámbito de aplicación a todos los distribuidores de seguros y no solo a los mediadores tradicionales (agentes y corredores). La IDD incluye a las entidades aseguradoras y reaseguradoras y a los mediadores de seguros complementarios (agentes que distribuyen seguros con carácter accesorio y a los comparadores) para proteger de la misma manera al cliente con independencia del canal que haya elegido para contratar su seguro. Haya asesoramiento o no, la ley obliga a que se realice un test al consumidor sobre sus necesidades.

Productos de inversión basados en seguros. La norma incrementa las obligaciones de información y conducta durante la comercialización de este tipo de productos y obliga a evaluar periódicamente la idoneidad para invertir del cliente. Además, eleva sustancialmente las sanciones por incumplir estos requisitos de, al menos, cinco millones de euros o el 5% del volumen de negocios anual de toda la compañía.


  • 0

Jornada Técnica de AMAEF (27-02-20). HIPOTECA INVERSA Y ENTIDADES ASEGURADORAS. NOVEDADES EN MATERIA DE DISTRIBUCIÓN DE SEGUROS REAL DECRETO LEY 3/2020.

Como ya viene siendo habitual, AMAEF organizó una jornada técnica dentro del desarrollo de la Semana del Seguro en Madrid.

En esta ocasión los temas tratados son:

HIPOTECA INVERSA Y ENTIDADES ASEGURADORAS.

NOVEDADES EN MATERIA DE DESTRIBUCIÓN DE SEGUROS. REAL DECRETO LEY 3/2020.

Ambos informes realizados por GOMEZ ACEBO & POMBO 


  • 0

Santander Mapfre Seguros inicia sus operaciones con un Multirriesgo para comercios y empresas.

<

Noticia publicada por SEGUROS NEWS el 25-02-20:

Tras recibir todas las autorizaciones, la compañía conjunta entre Mapfre y Banco Santander para la comercialización de seguros de automóviles y seguros de empresas da sus primeros pasos bajo la denominación Santander Mapfre Seguros y Reaseguros

La sociedad, en la que Mapfre aportó 82,2 millones de euros por el 50,01% del capital y en la que Santander Seguros tiene el 49,99% restante, es el vehículo que permitirá a la entidad financiera distribuir estos productos en exclusiva hasta diciembre de 2037.

Al frente de Santander Mapfre Seguros se ha nombrado como directora general a Olga Sánchez-Caballero, anterior directora comercial de Empresas de Mapfre en Madrid, que ha participado en el desarrollo del proyecto desde el primer momento. 

La nueva entidad lanza este mes su primer producto dirigido a negocios y empresas, el Seguro Multrirriesgo Integral, que se comercializará en la red de oficinas del banco en España.

El nuevo seguro incorpora en una única plataforma distintos productos dirigidos a comercios, autónomos sin local y empresas, así como explotaciones ganaderas y agropecuarias. Ofrece una cobertura completa en daños y responsabilidad civil, permite asegurar la pérdida de beneficios en caso de siniestro y ofrece servicios de asistencia «muy valorados por los clientes» (bricolaje, asistencia urgente, etc). 

El seguro ofrece también solución a las necesidades específicas de cada negocio, y cuenta con coberturas diferenciales y personalizadas en función de cada actividad (sector hotelero, enseñanza, automoción, etc.), además de una experiencia de cliente digital a través de la app del banco.


  • 13

El ahorro en seguros del Sabadell cayó un 1% en 2019, pero las primas de protección suben un 15%

Noticia publicada en SEGUROSNEWS el 3 de Febrero de 2020.

Banco Sabadell presentó el pasado viernes sus resultados en 2019, año en el que ahorro en seguros cayó un 1%, hasta los 10.430 millones de euros. No obstante, tuvo un importante incremento en las primas de seguros de protección, que subieron un 15% hasta los 320 millones.

Las comisiones que percibió el banco por la comercialización de seguros y planes de pensiones se incrementaron un 4,8%, hasta los 194 millones.

Adicionalmente a estos resultados, el banco recibió una compensación por sus negocios de seguros, cuyo partner es Zurich, de 37 millones de euros el pasado ejercicio.


  • 0

Las aseguradoras de Caixabank ganaron un 20% más en 2019

Noticia publicada en SEGUROS NEWS el 3 de Febrero de 2020.

Caixabank presentó el pasado viernes sus resultados en 2019. El resultado de sus compañías aseguradoras (VidaCaixa y BPI Vida e Pensoes) se situó en 795 millones de euros, un 19,9% más respecto al ejercicio 2018.

El Margen de intereses, que incluye el margen de los productos de Vida Ahorro, se incrementa un 3,6% respecto al ejercicio 2018 esencialmente por un mayor volumen de recursos gestionados. Las comisiones por comercialización de seguros disminuyen respecto a 2018 (-6,6%) impactadas por el calendario de lanzamiento de nuevos productos, si bien con evolución similar respecto al tercer trimestre y al mismo trimestre del año anterior.

Los ingresos derivados de la actividad de seguros de vida riesgo se sitúan en 556 millones de euros, +1,0 % en el año. El incremento de los pasivos por contratos de seguros fue del 7,5% en el año, gracias a la evolución del portfolio de productos y a «la adaptación a las necesidades de los clientes». El banco destaca la buena evolución de los Unit Linked, que crecen un 35,3% en el año.


  • 0

Onur Genç (BBVA): «No estamos vendiendo nuestro negocio de seguros, queremos crear un negocio mejor»

Noticia publicade en SEGUROS NEWS el 3 de Febrero de 2020.

EL CEO de BBVA, Onur Genç, declaró el pasado viernes en la presentación de resultados en 2019 del banco que “hay un proceso en marcha, pero en realidad no es una venta del negocio asegurador, lo que estamos analizando es cómo crear un negocio mejor. Pensamos que tiene grandes ventajas aliarse con una aseguradora, ya que los clientes nos dicen que el sector de seguros les aporta mucho valor”.

En este proceso de búsqueda de un socio asegurador el gran favorito es Allianz, tras descartarse otras entidades, según diversas fuentes del mercado.

El negocio asegurador de BBVA en España aportó a la entidad financiera 518 millones de euros al cierre del ejercicio 2019, lo que supone un incremento del 6,7% respecto al año anterior.


  • 0

Las aseguradoras gestionaron 17.991 millones en fondos de inversión en 2019.

Noticia publicada en SEGUROS NEWS el 3 de Febrero de 2020.

El patrimonio de las aseguradoras en fondos de inversión a finales del pasado ejercicio ascendía a 17.991 millones de euros, lo que representa el 6,5% del total de 276.557 millones que acumulan los fondos españoles, según los datos de Inverco.

La principal aseguradora en patrimonio era Allianz Popular AM, que el 31 de diciembre de 2019 contaba con 7.351,5 millones de euros en fondos de inversión, aunque la gestora pasó a manos del Santander en el mes de junio, tras la ruptura del acuerdo de bancaseguros que mantenía Allianz con el antiguo Banco Popular.

La segunda gestora propiedad de una aseguradora fue Mutuactivos, de Grupo Mutua Madrileña, que sumaba un patrimonio en fondos de inversión de 6.133,5 millones de euros a finales de 2019.

La tercera posición fue para Mapfre AM, con 2.359,8 millones en fondos; mientras que Santalucía AM gestionó 1.716,5 millones el pasado ejercicio.

Por último, GCO Gestión de Activos, del Grupo Catalana Occidente, contaba con 315,7 millones; y Loreto Inversiones, de Loreto Mutua, con 114 millones.

Un ahorro gestionado total de 257.664 millones

Además, las aseguradoras gestionaron un total de 194.685 millones de euros en seguros de Vida a cierre de 2019, según datos de ICEA. Y también gestionan 44.968 millones en patrimonio en planes de pensiones (dato del tercer trimestre de 2019).

Por tanto, el ahorro total que las aseguradoras gestionan de sus clientes asciende a 257.664 millones


  • 0

“La banca entró en crisis porque creció de forma desmesurada, se hacían locuras”

Noticia publicada en KPMG-Prensa ibérica

JAVIER DEL PUEYO

VICEPRESIDENTE Y DIRECTOR GENERAL DE BANCA PUEYO

En 2020, celebra aniversario redondo: 130 años. Ha sorteado con éxito la gran crisis financiera y el crack de 1929, la guerra civil o la crisis del petróleo en la década de 1970. Y ahí sigue, abriendo nuevas oficinas, cuando el resto del sector las cierra. Emilio Botín quiso comprarla en los años 50, pero la entonces presidenta, la primera mujer que se puso al frente de una entidad financiera en España, le dijo que no. Desde entonces, su vicepresidente, Javier del Pueyo, perteneciente a la cuarta generación, asegura que no ha dejado de recibir ofertas. No se dejan tentar. Banca Pueyo sigue siendo una empresa cien por cien familiar, continúan haciendo la banca comercial y cercana al cliente que se hacía en los inicios del negocio.

“Tiene poco sentido cobrar a un ahorrador por su depósito, es como si un obrero pagara por ir al trabajo” ● “No tuvimos preferentes ni convertibles: para vender algo a un cliente, tengo que estar convencido de que yo lo compraría”

Villanueva de la Serena (Badajoz), Ana SAMBOAL

–¿Cómo logra mantener la in- dependencia un banco pequeño?

–El sobrevivir, en este sector, no es fruto de la casualidad o la buena suerte, sino de la gestión. Esto es cíclico, la economía es cíclica desde la época de Jesucristo. Entonces, en las épocas buenas, nosotros lo que hacemos es sanear mucho el balance. Si me voy a la calle, lo explico así: colguemos jamones que, cuando venga la crisis, tendremos dinero para comprar pan y descolgar un jamón. Eso es lo que hicimos. En 2009, veníamos de una buena época, de crecimiento. Nos habíamos preparado, teníamos un balance muy saneado, con un buen ratio de capital y mucha liquidez. Nosotros teníamos más recursos que inversión y el sector financiero estaba justo al revés, por cada cien euros de recursos, tenía doscientos de inversión. Ese gap, de cien a doscientos, lo tenían que financiar en los mercados. Cuando esos merca- dos cierran, las entidades financie- ras se encuentran con el problema: no  tienen  financiación.  Estaban muy endeudadas, tanto como las familias.

–¿Ustedes no habían invertido en crédito inmobiliario?

–Sí, teníamos créditos a promotores. Pero, en aquel momento, el problema era la falta de liquidez y nosotros teníamos mucha. Por tanto, hicimos lo contrario que el resto del sector: seguir atendiendo a los clientes. Forma parte de nuestra estrategia: acompañarles, en los malos momentos y en los buenos. Cuando el resto de entidades se encuentran con problemas de liqui- dez, los echan. Nosotros les atendimos, incluso nos los mandaban, porque seguíamos dando financiación. De 2007 a 2013, crecimos dieciocho puntos en inversión crediticia y el sector decreció dieciocho. Es decir, ganamos treinta y seis puntos en esos años.

–¿Salieron fortalecidos?

–Por supuesto. Además, nos ayudó a fidelizar clientes. Cuando, en ese momento difícil, su entidad, que lleva años con ellos, no le atiende y tú le dices “estamos aquí, vamos a atender tus necesidades de financiación”, a ese cliente no se le olvida. Porque, por problemas derivados de la gestión en el sector, se dejó de atender a muchos clientes que eran buenos. Tan buenos que, cuando llegaban aquí, pensaba que nos tenían que estar engañando. El tiempo nos dijo que no. Eran fabulosos y rentables, pero sus entidades no les podían atender.

–¿Por qué entraron en crisis?

–Porque se creció de una forma desmesurada, se hacían locuras. Nosotros lo veíamos.

–¿No cayeron en la tentación?

–Alguna locura pudimos hacer, algo nos tocó la crisis. Obviamente, por mucho que no quieras, algún palo te da. Pero, a nivel de morosidad, nuestra punta no llegó al 4% de los créditos y el sector tocó el 14, una gran diferencia.

–¿Conoce mejor al cliente?

–Y también fuimos capaces de decir que no a muchos proyectos. Había entidades que nos decían que éramos tontos al no meternos. Cuando pasó el tiempo, dijeron que quizá no lo éramos tanto. Lo difícil es mantener esa postura, porque el mercado te arrastra y el cliente te presiona, te dice que, si no lo haces tú, lo hará el de enfrente. Creo que hay que mantener el criterio. Eso es lo difícil, saber en qué momento hay que parar.

–En este mundo hay muchos tiburones.

–Los hay, es raro el año que no nos llama alguien. Me gusta pensar que algo estaremos haciendo bien cuando se fijan en nosotros. Esto es como cuando sales a la calle: si uno va guapo, se fijan en él. Pues seremos guapos, porque se fijan en nosotros, y eso es bueno. Pero tenemos vocación de permanencia, de seguir en la entidad y mantener la gestión que hacemos.

–¿Aunque las autoridades busquen concentración?

–Esto no es cuestión de tamaño, sino de eficiencia y rentabilidad, de cubrir el coste del capital. Nuestra rentabilidad sobre los recursos propios es superior a la de la mayor parte de entidades, incluido gran- des. Si tu negocio es rentable sobre el capital que existe, no debes tener problema en continuar adelante.

–¿Es más difícil gestionar ahora que en la crisis?

–Las dos cosas son difíciles, pero nosotros buscamos una relación muy de largo plazo. Siempre digo que, si queremos ganar diez euros con un cliente, queremos ganar un euro cada año en diez años. Quizá, la diferencia con otras entidades es que quieren ganar los diez euros en

un año. Son políticas más agresivas que pueden acabar truncando la confianza. A nosotros, esa visión a largo plazo, en la que queremos que el cliente gane dinero y cobrar lo justo, nos permite que nuestra clientela y la vinculación que mantenemos con ella siga creciendo. El pasado ejercicio se cerró con la mejor cuenta de resultados de la historia del banco.

–¿Eso quiere decir que los tipos bajos no les afectan?

–Sí, nos afectan, porque es más difícil de gestionar el día a día y las inversiones que haces. Pero lo su- ples con crecimiento. Nos hemos ganado la confianza de la gente, les gusta nuestro modelo. En este momento, se está semiabandonando a determinados clientes rentables, imponiéndoles la forma de relacionarse con ellos. Nosotros, sin embargo, cuando hablamos de multicanalidad, les decimos que es una opción, no una imposición. El cliente elige cómo se dirige a nosotros. Al que tiene veinte años, como no conoce otra cosa, le gusta hacerlo a través de internet. Pero una persona que lleva sesenta años dirigiéndose a una entidad de una manera, le cuesta cambiar, no quiere hacerlo de otro modo. Y ahí hay muchos clientes que son rentables. Obviamente, es un canal más caro de mantener para la entidad, pero apostamos por él

–¿Cuál es su modelo de banca y su perfil de cliente?

–Es una banca comercial para particulares y empresas. Competimos con todos, porque todos están ahí, todos quieren clientes y negocio. ¿Qué damos nosotros? Más cercanía, conocemos más al cliente y mucha agilidad. Por la estructura que tenemos, que es muy plana, las cosas que hay que hacer para adaptarse a él se hacen de una forma mucho más rápida. Me llaman di- rectamente a mí, a Riesgos o a la oficina, no existen los protocolos de las entidades más grandes, en los que tienes que esperar una semana a una reunión o a que pase por distintos departamentos. Aquí se trabaja de otra manera, somos más familia, nos conocemos todos.

–¿En su negocio pesa economía local, la actividad agraria?

–Obviamente. En el mundo agrario somos muy fuertes, porque es lo que hay en Extremadura. Quizá eso nos ayuda también a ser un poco más estables, porque el campo, generalmente, también lo es. Es un sector muy importante en la región que todos debemos cuidar. También a nivel institucional se debe tomar conciencia de la importancia que tiene. Nosotros tenemos un departamento, con ingenieros agrónomos, que se dedican a ello.

–¿Cuál es su función?

–Por ejemplo, la tramitación de todas las ayudas de la Política Agraria Común. Tramitar esos expedientes resulta complejo a nivel financiero, requiere de personal cualificado. Pero también trabajamos con otro tipo de empresas en las siete oficinas que tenemos en Madrid y las dos de Sevilla. Allí no hay tanto peso del sector agrícola y crecemos mucho. Cuando abrimos en Madrid, mi padre se preguntaba: “¿Y qué hacemos allí, porque Madrid es distinto de Extremadura?”. Y él pensaba: “¿Por qué vamos a hacer algo distinto? Vamos a hacer lo que sabemos hacer, nuestra banca cercana, de proximidad”. Es lo que hemos visto que les gusta, esa cercanía. En determinadas operaciones que requieren agilidad, somos los únicos que las podemos sacar. La agilidad es la consecuencia de la estructura tan plana que tiene el banco.

–¿No tienen miedo a las demandas?

–No tuvimos productos complejos. No tuvimos preferentes, ni con- vertibles. Pudimos hacerlo, pero desechamos esa opción porque, para vender algo a un cliente, tengo que estar convencido de que yo la compraría. Y, además, cuando llevas el apellido en la marca, eso pesa. Yo vivo en un pueblo y salgo a tomar un café a la calle. Si tuviera problemas reputacionales, no sé si estaría tranquilo yendo a desayunar a un bar.

–Pero la crisis de reputación es sectorial.

–Nos afecta como sector. Es cierto que también ha habido muchas injusticias, como, por ejemplo, que insistan en el apoyo de los 60.000 millones para el rescate. Ahí, los grandes afectados, aparte del Estado, fuimos los bancos. Solamente hubo un banco al que se apoyó, que fue el Banco de Valencia, pero los accionistas eran dos cajas de ahorros. A los bancos no se nos apoyó con un solo euro, ni a Banca Pueyo ni a ninguno. ¿Qué hicieron los bancos? Poner muchos millones de euros encima de la mesa para rescatar a esas entidades financieras. De lo contrario, hubieran costado mucho más dinero al erario público o habrían dejado que le costara al depositante. Se hace mucha demagogia con esos 60.000 millones, ahora dicen que hay que poner un impuesto para recuperarlos. ¡Pero si es que a nosotros ya nos costó dinero!

–¿Qué hicieron mal las cajas?

–La gestión. No todas, pero las hubo que hicieron disparates en su criterio de concesión de riesgos.

–¿No sabían gestionar o tiraban con pólvora del rey?

–Ambas cosas. Se metieron en proyectos a los que, con toda clarividencia, cualquier profesional de la banca hubiera dicho que no.

–¿Y esa mala fama la notan todos?

–Se nota. Pero no es lo mismo la reputación del sector que la de la entidad, hay diferencia. Cuando en la crisis empezó a crecer la desconfianza, traían sus ahorros a nuestro banco porque, de niños, habían escuchado en casa que el único banco que devolvió el dinero tras la Guerra Civil fue el nuestro. Nos lo decían. En los libros diarios y mayores de contabilidad, está registra- do cómo se interrumpe la contabilidad por la guerra y, dos años después, el banco vuelve a abrir y a funcionar. Hoy es difícil de imaginar. La caja fuerte no se pudo abrir durante la Guerra Civil y se devolvió el dinero íntegro a los depositantes.

“Los afectados por el rescate de las cajas, además del Estado, fuimos los bancos: pusimos muchos millones sobre la mesa”

“El empresario quiere no sólo que se forme gobierno, sino que las medidas que se impongan sean racionales”

–¿Cómo ve la economía?

–La empresa requiere certidumbres. En cuanto empieza a haber algo de duda, el empresario se enfría. Los ritmos de crecimiento económico se van ralentizando porque el empresario, hasta que no tiene las cosas claras, no contrata.

–¿Hay proyectos parados?

Sí. Es obvio, es que cualquier empresario quiere claridad y racionalidad. No estoy diciendo solo que se forme gobierno, sino que las medidas que se impongan sean racionales.

–¿Les está demonizando el Gobierno por su fiscalidad?

–El sector financiero es el único que tiene un tipo impositivo del 30% en el Impuesto de Sociedades, cuando el resto de grandes empre- sas está en el 25 %.

–Hacienda rebaja a la mitad ese porcentaje.

–No sé lo que pagan, pero ahí está nuestro Impuesto de Sociedades, nosotros tenemos un tipo efectivo en torno al 30%. También hay que aclarar que lo que no pueden pretender es que, determinadas empresas internacionales, si han tributado en un tercer país, vuelvan a hacerlo aquí. Eso es doble imposición.

–¿El impuesto a las transacciones financieras o a las inversiones en bolsa son injustos?

–Es injusto, pero no sólo para nosotros, también para el cliente. Buena parte de la clientela tiene sus ahorros canalizados a través de un fondo de inversión y, al final, si se aprueba ese impuesto, su rentabilidad será menor.Y la Tasa Tobin está derivando a un concepto total- mente distinto del que la originó tratando de usarlo ahora para cubrir déficits.

–¿Tiene la banca que pagar el déficit de las pensiones?

–¿Qué hemos hecho mal, somos nosotros culpables?

–Ha sido iniciativa del presidente del Gobierno en funciones.

–¿Por qué? ¿Por qué la banca y no otros sectores? A nivel de Esta- do, tendrá que haber igualdad fiscal para todos. No tiene sentido que una empresa tenga que cubrir un déficit, será cuestión de todos. Tampoco es razonable que nosotros so- portemos un tipo impositivo en Sociedades superior al de otra tipología de empresa. Es como si las personas de pelo castaño tuvieran que pagar un tipo superior en el IRPF.

–¿Los clientes acabarán pagando por tener un depósito?

–Por lo que leo, ya lo están pagando.

–De momento, los particulares pagan comisiones.

–Estoy empezando a escuchar que, por patrimonios superiores a los cien mil euros, se está pagando. Es fruto de una política del BCE un tanto desmesurada. La política de tipos bajos puede tener sentido, pero tan bajos no creo que vayan a provocar un tirón de la economía. Que un ahorrador pague por sus depósitos es como si un trabajador paga por ir al trabajo, pero creo que el BCE nos lleva ahí, es fruto de su política. Esa política les viene muy bien a los Estados, porque se están endeudando sin pagar, o incluso cobrando por ello, pero no deja de ser peligroso.

–¿El BCE les aprieta?

–La regulación cada vez es mayor y el entorno de tipos bajos es cada vez más duro. Se puede ganar dinero, pero tienes que ser muy eficiente, muy fino en la concesión de riesgos. Cuando hay margen, cuando los tipos están al 6%, te puedes equivocar más. Con tipos bajos, como te equivoques en dos operaciones, te has llevado el año por delante.

–¿Y el futuro de esta entidad?

–Estamos haciendo fuertes inversiones en tecnología, en banco online, banca móvil, los cajeros… Pero ofrecemos esa multicanalidad como opción y no como obligación. No hemos limitado los horarios de los servicios de caja. Le decimos al cliente: dirígete a nosotros como quieras, si quieres seguir hablando con tu director o directora de siempre, ahí estamos.

–¿Abriendo oficinas cuando el resto las cierra?

–El banco se desarrolla durante la década de 1970. Cuando entró la tercera generación, mi tío Ricardo, como presidente, y mi padre, que era vicepresidente, teníamos tres oficinas, el balance era relativamente pe- queño. En el 2000, abrimos la primera sucursal en Madrid. Ya tenemos nueve fuera de Extremadura y vamos a seguir abriendo. El próximo año, dos más. Vamos equilibrando, este año ha tocado en Extremadura, el próximo será fuera. Creemos que todavía hay posibilidades de hacer negocio con la apertura de oficinas y también es verdad que no teníamos una estructura como la del resto.





NUESTRO LEMA ES LA PROFESIONALIZACION DEL SECTOR Y LA ESTRATEGIA DE DESARROLLO DEL SEGURO